Por estas mismas fechas el año pasado estos mismos rivales confrontaron sus espadas. En aquella ocasión Anand era el campeón del mundo, Carlsen el retador y su victoria, holgada e indiscutible le llevó a convertirse en el nuevo rey del ajedrez. Esta vez las cosas sobre el tablero cambiaron bastante. Vishy se presentó bien preparado y en un excelente estado de forma. Magnus admitió haber jugado de forma imprecisa pero aún así su juventud y serenidad le llevaron a repetir el triunfo. Todas las partidas están extensamente analizadas