Magnus Carlsen revalidó su título de campeón del mundo al ganar la undécima partida de forma bastante convincente. Cierto es que estuvo en peligro durante unas 4 jugadas, un peligro relativo, de tener que defender una posición algo inferior, pero esto no llegó a materializarse. En ese momento crítico de la partida Magnus supo mantener la calma y ofrecer un juego de alta calidad en una posición bien compleja. Anand fue un digno adversario pero en ese momento concreto de la lucha pecó de optimismo y se embarcó en un dudoso sacrificio de calidad que no era forzado de mucho menos.

Leer la crónica, a continuación y después ver la partida comentada.

  • La
    Foto: Retransmisión oficial

¿Quién tiene algo que argumentar contra la Berlinesa?

Espero que nadie a estas alturas. Daba la impresión de que las blancas iban poco a poco consolidando una pequeña ventaja y Magnus jugaría dentro de ese elemento que tanto le encanta, pequeña ventaja sin riesgo de incomodidad.


Cuando Anand jugó b5 todo cambió y sus fieles partidarios respiraron profundamente, pensando que estaban a las puertas del milagro.


Ese momento de euforia poco duró, Anand sacrificó la calidad, Carlsen se la comió y jugó con mucha precisión para ir esquivando uno que otro truco y acercarse cada vez más a la victoria. Cuando adelantó su peón a h4 la partida quedó vista para sentencia.


Unas jugadas más tarde Anand felicitó a su rival y ambos charlaron brevemente antes de retirarse a la compañía de los suyos.

Ver esta partida comentada

Su comentario importa