Magnus completó sus dos blancas consecutivas y puede sentirse satisfecho con el punto y medio obtenido, que le sitúa delante en el marcador cuando van faltando solo 5 partidas. Claro que hubiera sido mucho mejor ganar, por ello estuvo toda la tarde intentándolo, desgastando a su rival, que casi le dobla en edad, pero no fue suficiente. Anand enfrenta mañana una partida de gran importancia, en la cual regresa a su feudo con blancas, habiendo cosechado hasta ahora sensibles ventajas en las tres partidas en que podido adelantar el peón dama a la cuarta casilla. Es crítico saber si Magnus encontrará finalmente una vía para neutralizar el saque de su rival, de lo contrario estará sufriendo hasta el final de este encuentro. Precisamente le tocan negras en la última partida.

Los comentarios a esta partida van precedidos de una crónica. Si todavía no lo has hecho, puedes verla pulsando aquí

La
Foto: Retransmisión oficial

El ambiente.

Todo fue teórico hasta la jugada 25, en que Anand se desvió retrocediendo con su caballo a f7. Mucho se ha estudiado este final y muy concretamente la atención se ha centrado sobre esta línea. El actual número 2 del mundo, Fabiano Caruana la ha empleado varias veces en fechas recientes. Existe una enorme riqueza estratégica en cuanto a los planes disponibles para blancas y para negras.

 



El resumen

La séptima partida fue ciertamente entretenida, dinámica, luchada, pero muy difícil de entender para quienes se toman al ajedrez en plan de aficionado. Fue una partida para grandes maestros.

El final de la Berlinesa es muy complejo y requiere un elevado nivel para entenderlo bien, yo claramente recomiendo evitarlo.

A resaltar que Anand logró mantenerse centrado toda la partida, se olvidó del incidente desagradable en la partida anterior, al menos esa fue la impresión que proyectó a lo largo de toda la partida y el resultado fue muy bueno para él.


Las notas pedagógicas

El final de la Berlinesa.

Yo lo intenté estudiar varias veces, no logré entenderlo bien y desistí. Hay que tener una fuerza de juego elevada para desempeñarse con calidad por estas posiciones.

No debe todo ajedrecista sentirse obligado a estudiarlo, aprenderlo y jugarlo. Kasparov nunca aceptó el Ataque Marshall y era el mejor con diferencia en su tiempo, tanto en fuerza de juego como en conocimientos teóricos.

Quienes aprecien que este final va acorde a su forma de ver el ajedrez, adelante, quienes prefieran evitarlo, a por ello también y para ese grupo cabe recordar que 4.d3 es una alternativa excelente.


El debate

¿Deberían las negras repetir este planteamiento en la apertura?

A mi particularmente no me parece una gran elección contra Magnus, que se siente feliz cuando no hay riesgo y puede apretar con tranquilidad, ahora bien, aparte de esa consideración, que es estrictamente ocasional y desaparecerá una vez el match termine, es interesante saber si esta línea se sostiene bien o no.

Comentarios (2)

  1. Vlady11/18/2014 7:58:33 PM

    Analizando lo que vi y lo que usted nos esclarece tan bien yo le veo 2 lecturas a la 7ma partida. Por un lado lo que aquí se resalta y que es la clase Magistral mostrada por ambos ajedrecistas pero desde mi muy modesta opinión por parte de Anand. Como método psicológico de mostrase a si mismo y en especial a Carlsen (y al mundo que todo gran ajedrecista tienen orgullo propio) de que la derrota no lo amilanó ni afectó en su juego, perfecto, muy válido y soberbio, pero... lógico, siempre hay un pero; ¿Es ese el objetivo primero de este match? nuevamente digo que desde mi punto de vista no me parece, o no debiera serlo, y si ganar el Match y sin duda que esta partida no pareció (mucho más por lo que aquí se nos explica) jugada para ganarla (como mucho menos lo parecía la 8va hoy). Si es que Anand estimó que era preciso primero calmar a la fiera y bajarle los zumos, ok, válido tb, solo así lo entendería. ¿Qué opina usted al respecto Estimado GM Amador? Saludos desde Caissa Digital 1921

  2. Amador11/19/2014 2:32:48 PM

    Un match hay que mirarlo siempre desde una óptica diferente a un torneo cualquiera. Aquí son dos rivales, las tablas lo dejan todo igual y ganar es siempre lo más difícil, el nivel es extraordinariamente alto, por lo cual desequilibrar una partida es terrible. Todo vale para ganar, hay que recurrir a cosas que a veces nos parecen mal pero un punto vale demasiado.

Tu comentario permite profundizar en el análisis.