Después de varios meses esperando por este match, la primera partida terminó con menos incidencias que la vuelta de formación en la Fórmula 1.

Leer la crónica, a continuación y después ver la partida comentada.

  • El
    Foto: Anastasiya Karlovich

Es un hecho conocido que durante los últimos años Carlsen ha mutado de aquél intrépido niño que abría sus partidas con un peón rey ardiente, buscando la yugular de su rival, a un adolescente calmado que busca sus victorias de forma más apacible, sin recurrir a líneas de apertura temerarias. No titubeaba para plantear la Variante Dragón en la Siciliana frente a Anand en el 2010 ni para lanzar valientes ataques sobre el rey rival en partidas con enroques opuestos, como aquella en que venció a Nakamura en Wijk aan Zee 2011 o algunas otras muy alocadas como la increíble victoria frente a Topalov en wijk aan Zee 2012.

Al entrevistarlo el año pasado en Bilbao no pude evitar hacerle esa pregunta, ¿se está volviendo Magnus Carlsen perezoso y no quiere estudiar? Me respondió categóricamente que ganar una partida no tiene necesariamente que ser producto de una buena preparación teórica y tiene razón, es una afirmación incuestionable, después de todo, los grandes predecesores no contaban con ordenadores, ni siquiera con revistas y no es que prescindieran de la teoría, es que prácticamente no existía teoría alguna.

Es además más fácil ganar sin echar mano a la teoría. Quizás “más fácil” no es la palabra más adecuada, sino “más cómodo”. Se emplean menos energías y se corren menos riesgos. Claro que esto suele funcionar contra rivales más débiles pues contra rivales de fuerza equivalente es difícil desequilibrar sin aportar alguna idea interesante en la apertura. ¿O se considera Magnus Carlsen muy superior a todos los demás?

A juzgar por las encuestas y las opiniones que leo en Internet, tal parece que una mayoría de ajedrecistas así lo cree. Yo no estoy de acuerdo, simpatizo con Magnus, el chico me cae simpático, tengo una excelente relación con su padre, pero el torneo de candidatos en Londres demostró que si no sacas nada de la apertura después las cosas se pueden complicar.

En cualquier caso, varios meses de preparación exclusiva para este match es mucho tiempo, rodeado además de un equipo potente de analistas “secretos”, entre los cuales siempre está la sombra de Garry Kasparov. Después de todo ese tiempo, aparecerse aquí con esa apertura Reti, mal jugada, cediendo la iniciativa a las negras en apenas 10 jugadas y teniendo que tirar del “freno de emergencia” como él mismo admitió en la rueda de prensa, es una mala señal. La primera partida de un match es un escenario propicio para dar una buena impresión y asestar un golpe demoledor al rival.

No quiero pensar que esta partida es una continuación del torneo de candidatos, donde Magnus fue devorado por la tensión en las últimas partidas, pero por lo que vi en el video en directo, Anand daba una impresión de estabilidad y Magnus se veía muy tenso.

Bueno, es un empate, después de todo, millones de aficionados están defraudados, pero a efectos del match es solo eso, medio punto para cada uno. Queda todo un match por delante y veremos mañana si Anand logra causar una mejor impresión al sentarse al volante con las piezas blancas.

Ver esta partida comentada

Los comentarios están cerrados