Amador Rodríguez en sus primeros años
Amador Rodríguez en sus primeros años de competición.

A la caza del primer título

  • Amador Rodríguez
  • 0 Comentarios

Durante los años 1970-1973 participé con mucho éxito en las competiciones escolares y juveniles.

En 1974 fui convocado al Campeonato Nacional Absoluto en Varadero. Fue mi primer contacto con la más selecta élite cubana y obtuve un resultado notable, que me lanzó hacia metas mayores.

Los ajedrecistas aspiran a títulos, como en muchas otras profesiones. Has prosperado, juegas bien, te sientes fuerte, es hora de buscar un primer título. Ese momento llegó para mí después de mi gran éxito en Varadero.

La primera consecuencia fue que al terminar el torneo, un 28 de Febrero, me invitaran a jugar el Capablanca, que daba comienzo el 15 de Marzo y que desde meses antes tenía sus listas cerradas.

La XI edición del Capablanca se jugó en la ciudad de Camagüey. Un grupo A, por encima de mi nivel, ganado por el sueco Ulf Andersson y el Grupo de Maestros, ganado por el inglés Raymond Keene, donde me ubiqué yo segundo, a holgada distancia del resto de los participantes. A falta de la ronda final, ya había obtenido mi primera norma de Maestro Internacional.

En mi primer Capablanca logré una actuación arrolladora, logrando ganar 8 de las 15 partidas disputadas. El siguiente cubano se ubicó a 2.5 puntos de distancia.

¿Me esperaba yo esto?

Bueno, venía inflado de Varadero y como chico joven era orgulloso y optimista pero aun así era muy pronto para pensar en normas. Un mes antes era un improbable suplente aspirando a jugar el Nacional y no me había enfrentado todavía a ningún extranjero. Al Capablanca caí como en paracaídas y en la quinta ronda sufrí un duro correctivo con blancas frente al veterano MI colombiano Boris de Greiff, una persona entrañable contra quien no se suponía que fuera a perder.

Mirando las cifras, no es nada común obtener una puntuación tan elevada, 11 de 15 posibles, así que, aunque no me lo esperaba este resultado me llenó de satisfacción.

Recuerdo en particular que cuando derroté al fuerte MI José Luis Vilela en la ronda 12, salí al exterior del Hotel Caonao en Camaguey y estuve allí media hora de pie como flotando, como si estuviera en una nube, de hecho mirando a las estrellitas. Una sensación de felicidad extrema que nunca había experimentado en mi corta vida.

Amador Rodríguez en su niñez
Cuando era apenas un niño. Foto escaneada de la prensa de la época.

La norma definitiva.

Mi título de Maestro Internacional lo completé al año siguiente, ganando la XII edición del Capablanca que tuvo lugar en Cienfuegos. Arranqué flojo con tres tablas y una derrota en mis primeras 4 partidas, momento en que logré recuperarme y ganar 7 partidas para terminar con una actuación muy brillante.

Me percato de que he escrito bastante más sobre el primer Capablanca cuando en este segundo obtuve el primer lugar, además de la norma definitiva. Esto es un reflejo de lo mucho que significó para mi la sorprendente actuación en 1974.

Para el siguiente Capablanca y en solo un año de por medio, sentía que mi ajedrez había prosperado una barbaridad, quizás como resultado de viajar a una larga gira por Europa que incluyó la Olimpiada en Niza, un match en Gran Canaria y el Mundial Estudiantil en Inglaterra.

Mi resultado en Cienfuegos 1975 no me sorprendió para nada, era justo lo que esperaba.

Su opinión es bienvenida